Las claves esenciales para el diseño de un logotipo

Las claves esenciales para el diseño de un logotipo

En muchas ocasiones, nos centramos en cómo hacer el logo o en qué se necesita para ello, pero no en qué debe tener un logo. En este pequeño artículo, queremos concienciaros de lo importante que es tener claros ciertos conceptos acerca del diseño de logos y de la importancia de la imagen corporativa. Por tanto, si tienes un negocio o estás a punto de tenerlo, este artículo te interesará.

Primera impresión

En el mundo de los negocios, la primera impresión es clave para convencer a un consumidor de que compre en tu tienda. Esta primera impresión la vamos a conceder por parte de la imagen corporativa, en este caso, nuestro logo. Por tanto, es muy importante llamar la atención de una forma positiva al consumidor, para que nos tenga en cuenta y, así, crear un vínculo con él.

Por tanto… que sea atractivo

Somos conscientes de que es algo muy complicado ¿Cómo es un logo atractivo? Según el perfil del consumidor, un logo será atractivo cuando reúna una serie de formas o colores que le sugieran un “sex-appeal”. Es muy complicado este factor, por lo que vendría mejor sustituirlo por “llamar la atención” o que el logotipo sea llamativo, es la mejor forma de entendernos.

Que despeje dudas

Debe ser un logo claro y directo, es decir, que el consumidor no tenga ninguna duda acerca de su significado, de lo que se quiere expresar, del concepto de la marca, etc. Cuantas menos preguntas se haga con tu logo el consumidor, mejor, nos ahorraremos tener que trabajar en un logo posterior para facilitar la comprensión, o emprender una campaña de branding y marketing costosa y larga.

Genuino

Siempre hacemos referencia a la palabra “genuino” porque es la que mejor expresa la noción de autenticidad. El logo tiene que ser vuestro y nada más que vuestro, tiene que ser fresco, aportar cosas nuevas al publico, salirse de lo corriente para resaltar, etc. En pocos términos, debe diferenciarse del resto de logos o de la competencia, así nos recordarán más y no les costará memorizar nuestra marca.

Sencillo

En términos de diseño gráfico: menos, es más. Lo que se quiere decir con esto, es que no teneis que sobrecargar el logo con muchos elementos con la finalidad de una comprensión más rápida, sino que “a buen entendedor, pocas palabras bastan”. Si el diseño es bueno, no será muy enrevesado y conectará con facilidad con los consumidores.

 Dale color

Como quien escribe es un servidor, veréis notas subjetivas en el artículo, una de ellas es esta: no me convencen los logos en blanco y negro. Defiendo el argumento B&W cuando el logo es tipográfico (sólo letras), pero si hablamos de figuras, formas, imágenes… no me convencen los logos en blanco y negro.

Sobretodo, por ser coherente a lo mencionado antes “debe ser atractivo y llamar la atención”, no llamaremos la atención con un logo en blanco y negro.

Polivalente

Tened claro que el logo tiene que funcionar bien en todos los ámbitos del negocio, ya sea en carteles, en una web, en las bolsas, en merchandishing, etc. Tiene que tener unos colores que no sean muy cargantes porque serán la bandera del negocio. Por tanto, podemos decir que el logo tiene que ser polivalente en todo tipo de situaciones.

Atemporal

Nuestro logo tiene que servir tanto para hoy, como para el año que viene, como, también, para dentro de 10 años. Aquí suele radicar la gran dificultad del diseño de un logo, saber si servirá, o no, para dentro de muchos años. Realmente, esto nunca se puede saber, así que nos tocará jugárnosla.

Menú de cierre